Energía y Minas· Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Técnicos de Minas. Nº 13 · 2017

4 editorial E l visado de proyectos data de principios del siglo XX instituido como instrumen- to de control de contra el intrusismo de la época, verificar la identidad del proyectista y dar fe de su habilitación profesional. En definitiva, proteger al proyectista, a su cliente y al usuario de los servicios profesionales. A pesar de las modificaciones hoy en día permanecen in- tactas las razones de su creación e implantación. Desde la Ley 25/2009 el visado, comprueba la identidad y la habilitación del autor del trabajo, es decir que el firmante está colegiado, tiene la titu- lación adecuada, dispone de seguro RC suficiente y puede ejercer la profesión. Aparte de contar con el seguro subsidiario añadido del Colegio por el mero hecho de visar el proyecto. En suma, una garantía plena contra los graves problemas que acarrea el espinoso asunto del intrusismo profe- sional. El cliente usuario de un servicio profesional tiene derecho a garantizar que quien le está pro- yectando está plenamente capacitado para ello. Hay profesionales que solo visan algunos de los proyectos que realizan, los meramente obligatorios, están siendo desleales con sus compañeros que visan todos sus trabajos. Con esta forma de proceder, totalmente legítima por supuesto, está incurriendo además en un ries- go patrimonial propio, pues si bien la actividad profesional está asegurada, es necesario preci- sar que, en nuestro caso particular, existe una franquicia ante un posible incidente/accidente cuando los trabajos no están visados y ésta es inexistente cuando lo están. la importancia del visado de los proyectos para la sociedad José Luis Leandro Rodríguez. Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Técnicos y Grados en Minas y Energía

RkJQdWJsaXNoZXIy NTQ2OQ==